Gimnasios: un negocio que también vive su particular ‘boom’ en Aragón

Gimnasios: un negocio que también vive su particular ‘boom’ en Aragón

Aragón es una de las regiones de España en la que más variedad de deportes y práctica física se pueden encontrar. A la presencia de numerosos deportes de equipo que tienen éxito a nivel nacional como lo son el fútbol, el baloncesto, el fútbol sala o el balonmano se añade una práctica deportiva que viaja desde el motociclismo (con el circuito de Alcañiz como bandera) hasta el pádel. La cantidad de deportes a los que tienen acceso los aragoneses es brutal y es más importante que nunca.

Una de las actividades que están empezando a tener una importancia de lo más grande dentro de las tres provincias que componen esta comunidad es la de ir al gimnasio. Es algo que va en sintonía a lo que viene ocurriendo en el resto de España y que cada vez cuenta con más aceptación entre más público y más diversidad de gente. La verdad es que es increíble la cantidad de personas que se están sumando a este tipo de actividades y es cada día el volumen de este tipo de negocio tanto en el país como en la región.

Un artículo publicado a mediados del mes de febrero en el diario Heraldo destacaba que la moda del gimnasio de 24 horas ya había desembarcado en una ciudad como Zaragoza. Y no es para menos teniendo en cuenta la gran cantidad de personas que han decidido apostar por cuidarse e inscribirse a uno de estos gimnasios. Solo hace falta pasar por uno de estos lugares para darse cuenta de ello. Cuidarse está de moda y los aragoneses no han querido ser menos en este sentido.

En lo que guarda relación con esa conexión existente entre Aragón y los gimnasios, cabe destacar una noticia que publicaba El Periódico de Aragón y que informaba de la creación de una empresa con sede en Zaragoza que pretendía facilitar el acceso de las personas a este tipo de lugares sin tener que pagar matrícula, pagando solo por el número de ocasiones que acudieran a ese gimnasio determinado. Y lo cierto es que esta empresa ha gozado de cierto éxito durante todo este tiempo.

El número de personas que en el último año se ha apuntado a un gimnasio en Aragón es increíble. De cada una de las tres provincias y de edades y condiciones muy diferentes, la gente ha comenzado a darse cuenta de lo útil que resulta acudir a este tipo de lugares. Esto es lo que ha provocado que se cree un mayor número de negocios de este tipo, atraídos por la enorme publicidad que generan los gimnasios y que ya ha contagiado a miles y miles de personas. Este es el motivo por el cual son un buen número de gimnasios aragoneses los que han solicitado que se les instalen sistemas de acceso a sus instalaciones para tener controlado el flujo de personas que los visitan. Es la conclusión que tienen desde una entidad como Gestigym.

Una buena manera de desconectar

La gente ha comenzado a acudir a los gimnasios por dos motivos: el primero de ellos no es otro que el de conseguir un cuerpo con el que estemos más contentos y contentas. Y el segundo es el relativo a la desconexión que permite tener este tipo de labores. La verdad es que hay mucha gente que valora el poder que tiene el acudir al gimnasio para olvidar lo duro que nos ha resultado el día o las dificultades que tienen delante de ellos al día siguiente.

En Aragón, desde luego, la tónica general de los usuarios de los gimnasios es la de estar contentos con el servicio que se les presta. Les permite tener algo en mente fuera del trabajo. Les permite tener un objetivo más allá de sus aspiraciones profesionales. Y eso es muy sano y muy saludable. Todo el mundo lo agradece y la verdad es que no es para menos. Y tiene pinta de que así va a seguir siendo de cara a los próximos años.

Cuidarse no tiene precio y de eso se han dado cuenta muchas de las empresas de Aragón que han visto en el boom de los gimnasios la posibilidad de obtener una rentabilidad de la que quizá no podrían hacer gala de otra manera. Y lo mejor de todo es que no solo son los jóvenes los que están interesados en esto. Es gente de un rango de edad muy amplio la que está deseosa de dotarle de un poder físico más grande a su cuerpo. Y eso es sinónimo de rentabilidad para los gimnasios tradicionales y para los de nueva creación.