Los mejores vinos de Aragón

Los mejores vinos de Aragón

Aragón puede presumir de muchas cosas, y también de vinos. Y no lo decimos nosotros por sentirnos aragoneses, lo dice el  listado «Top 100 de Los mejores vinos del mundo de 2017» por Wine Spectator, donde se resume el microcosmos mundial del vino en la actualidad, el éxito de las prometedoras regiones, bodegas y mejores añadas de una gama diversa de variedades de uva. Pues bien, en este prestigioso ranking entra uno de Aragón.

En concreto, el ‘Veraton 2014’ que está en el puesto número 27 mundial del listado. Veraton es el único vino español basado al 100% en garnacha, y ha sido definido por los expertos de Wine Spectator como «de estilo moderno, con expresiones a cereza, frambuesa, y chocolate negro, con notas de regaliz y hierbas silvestres. Los taninos están bien integrados y la acidez balsámica lo mantiene equilibrado, denso y armonioso». Un vino sin duda a la altura de los mejores del mundo que elaboran en Bodegas Alto Moncayo, circunscrita a la DO Campo de Borja en Aragón.

Sin embargo, no es el único vino que podemos destacar de nuestra tierra. En Aragón existen cuatro denominaciones de origen vinícolas: Somontano en la provincia de Huesca; Campo de Borja, Calatayud y Cariñena en la provincia de Zaragoza. También se elabora cava con D.O. Cava, que es una denominación pluricomunitaria. Por su parte, el Vino de la Tierra de Aragón está compuesto por seis zonas; actualmente son un total de 45 bodegas la que elaboran vinos al amparo de alguna de las indicaciones geográficas de Vinos de la Tierra, de las cuales 18 pertenecen a la de «Bajo Aragón», 10 a la «Ribera del Gallego-Cinco Villas», 8 a la de «Valdejalón», 5 a la de «Ribera del Jiloca», 3 a la de «Valle del Cinca», y 1 a la de «Ribera del Queiles», (mención compartida con Navarra).

 

Vinos de denominación de origen Cariñena

El campo de Cariñena, ubicado en pleno valle del Ebro abarca 14 poblaciones y tiene un extensión de 16.000 hectáreas de viñedo, de la que obtienen su materia prima 50 bodegas. La Denominación de Origen Cariñena es la más antigua de las existentes en Aragón, data de 1932. Esta Denominación de Origen, no ha dejado de compaginar su tradición con la respuesta a las nuevas demandas de los consumidores. En la última década, los viticultores han modernizado su trabajo e introducido nuevas prácticas sin renunciar a sus señas de identidad más características.

Vinos de denominación de origen Calatayud

La Denominación de Origen Calatayud está localizada en la parte más occidental de la provincia de Zaragoza, con un superficie de 5.400 hectáreas de viñedo, distribuidas en 46 municipios. Como característica común son vinos suaves y con buen equilibrio grado alcohólico-acidez, los que los hace muy adecuados a los gustos actuales del mercado. Como variedad más importante destaca la Garnacha tinta, cepa con más de 40 años y plantada en terrenos escarpados, cultivándose en una amplia gama de suelos: pizarras, calizas, casillas y margas.

Vinos de denominación de origen Somontano

Resguardada por las primeras estribaciones de los Pirineos, el Somontano de Barbastro ha sido una zona tradicional de producción vinícola. En 1984 se creó esta Denominación de Origen, que se extiende por 43 municipios y más de 4.300 hectáreas cultivadas, con un total de 24 bodegas elaboradoras de vino Somontano.

Vinos de denominación de origen Campo de Borja

La Denominación de Origen Campo de Borja está situada al noroeste de la provincia de Zaragoza, en la transición entre las montañas del Sistema Ibérico y el Valle del Ebro, y se extiende por 16 municipios donde se cultivan 7.414 hectáreas de viñedo y elaboran sus vinos 16 bodegas.

Una vez que ya tienes todos los datos solo es cuestión de beber el vino en recipientes de calidad. Algo que puedes encontrar en la web de Exportcave, donde tienen todo tipo de artículos, copas y productos relacionados con el vino. Ya que no es bueno estropear un buen caldo por culpa del recipiente.

Hay que tener en cuenta que en Aragón es donde existe la mayor extensión de garnacha plantada, con más de 16.000 hectáreas. Entre los años  50-70, la garnacha se utilizaba para elaborar cantidades de vino, pero desde hace unos 20-25 años se empezó a mirar este varietal de otra manera y a apreciar sus cualidades. Desde entonces, la garnacha ha ido ganando terreno y posicionándose en el gusto de los consumidores.

Como puedes ver, la calidad de los vinos aragoneses está cada vez más reconocida fuera de nuestras fronteras. Seguro que la próxima vez cuando oigas hablar de Riberas, de Albariños o de Riojas, tú sacas pecho y dices que los mejores vinos son los de Aragón.