Los negocios de chollos, al alza

Los negocios de chollos, al alza

Aragón es una tierra próspera, pero hay que ser sinceros y decir también la verdad, que es que no podemos compararla con otros lugares como Madrid, donde se concentra la mayor parte de las oficinas y de las empresas grandes. Así que para triunfar en nuestra tierra debemos traer negocios de éxito, que con seguridad vayan a salir bien, y uno de ellos es el que tiene que ver con los chollos, algo que fácilmente podemos montar, comprando stocks de productos a bajo precio procedente de liquidaciones, por ejemplo, como los que venden en Liquistocks.

Vamos a contaros un poco más sobre esto. No sé si habéis estado en alguna gran ciudad últimamente y os habéis fijado en ello, pero el caso es que comienzan a proliferar este tipo de negocios en los que los precios son mucho más baratos de lo normal para determinados productos, bien de limpieza, ropa, bebidas, higiene, aseo o incluso comida. Están ya en muchos sitios e incluso comienzan a abrirse cadenas de este tipo de establecimientos.

El negocio de estas empresas se soporta gracias a la compra al por mayor de determinados productos pero a un precio muy bajo. Puede ser bien porque el stock comprado sea tan grande que tenga una buena rebaja o simplemente porque se ha conseguido gracias a la compra del mismo de una tienda que cerraba o que ponía sus productos en liquidación, de ahí que prefiriesen bajar el precio de los mismos para deshacerse de ellos y no tener que pagar más por un trastero donde guardarlos que quedárselos y no darles salida.

De dónde surge esta necesidad de comprar tan barato

Como podemos observar, los hábitos de consumo han cambiado, especialmente debido a la crisis económica sufrida en este país y en el entorno. Parece que nos hemos concienciado acerca del verdadero valor del dinero, intentamos estirar al máximo lo que ganamos y no queremos malgastar, sino que preferimos ahorrar. Es por eso mismo que, si nos fijamos bien en los anuncios de la televisión, estos ya no apelan al estilismo ni buscan crear la necesidad de tener algo, sino que hacen hincapié en el precio de las cosas. En los supermercados ocurre lo mismo, potencian sus marcas blancas o sacan ofertas con frecuencia.

Es por esta misma razón por la que ahora vemos muchas más noticias acerca de lo que pagamos en nuestros recibos de luz o las asociaciones de consumidores han ganado más miembros para protestar de forma conjunta por injusticias como que sean los clientes quienes paguen los gastos de la hipoteca o se hagan cargo de la cláusula suelo. Como esta semana hemos visto y ha tenido gran repercusión que justamente el día de más frío fuese aquel en el que la energía estuviese más cara en nuestro país.