¿Qué ventanas elegir para el hogar?

¿Qué ventanas elegir para el hogar?

Uno de los elementos más importantes de todo hogar son las ventajas, pues nos dan la siempre necesaria luz natural, ventilación, protección del frío y del calor, aislándonos del ruido exterior y pasan a ser ese elemento decorador de gran importancia y que define cualquier clase de estancia.

Por todo ello y también por el gran ahorro energético que nos dan unas ventajas que se eligen bien, es fundamental contar con una serie de factores cuando queremos decidir una instalación de un modelo o de otro.

¿Qué ventanas debemos elegir para nuestro hogar?

Desde Replus, profesionales especializados en las ventanas, opinan que mucha gente todavía no es consciente de la gran influencia que tienen las ventanas en cuanto al aislamiento térmico y acústico en el hogar.

Los aislamientos que no son de calidad, los podemos ver reflejados en un crecimiento sobre la factura del consumo energético de la electricidad, el gas o el gasoil, por lo que aunque sea una gran economía a nivel significativo, el renovar las ventanas de un hogar ayudan a que mejore la calidad de vida a nivel familiar, donde las sensaciones de confort van a ser de gran ayuda para la reducción del ahorro a nivel energético.

¿Qué clases de ventanas podemos comprar?

Cuando hay que comprar una ventana, no hay que olvidar una serie de aspectos de los que va a depender de manera importante la eficiencia. Antes de comprar no hay que olvidar una serie de factores como la utilización que se hace de la habitación en concreto, el espacio que disponemos, las medidas o la propia exposición que tenga el piso o la casa a la radiación del sol, al frío o al ruido, los cuales son importantes antes de tomar la decisión sobre el material, la clase de apertura o el cristal que van a tener las ventanas.

Vamos con ellas dependiendo del perfil, aunque antes de nada hay que saber que el material del propio perfil es el marco que se instala en la pared y la hoja que se encarga de soportar el vidrio de la ventana. Una clase de material que lo que hace es definir la eficiencia y los grados en cuanto al aislamiento térmico y acústico. Los hay de cuatro clases:

Ventanas con perfil de aluminio

Este material es de gran resistencia, durando mucho, pero no es el que tiene más eficiencia a nivel energético, aunque debemos aceptar que son las que dan una mayor posibilidad desde el punto de vista decorativo y en cuanto a las posibilidades de decoración y de personalización. No olvidemos que hacen posible contar con una perfilería más fina que el grosor que podemos ver en las de PVC.

Ventanas con perfil de aluminio con RPT

Los perfiles de aluminio que tienen rotura de puente térmico y que se fabrican con un par de láminas de aluminio estándar que se ha visto antes, uno que es interno y otro externo, los cuales vienen separados por puentes térmicos en el medio, evitando la transmitancia de energía y temperatura entre los interiores o exteriores de la casa, lo que hacen que sean un buen aislamiento no solo a térmicamente y acústicamente.

Ventanas que tienen el perfil de madera

Este tipo de ventanas son la alternativa más cara, pero como están formadas por un material que es no conductor, es un magnífico aislante térmico y acústico, aunque la madera precisa de un mantenimiento bastante más frecuente que el del resto, como pintar con barniz protector y demás tratamientos a nivel periódico como mínimo anualmente.

¿Qué significa la rotura de puente térmico?

Su función más destacada es la de mejorar el aislamiento de los materiales existentes entre las zonas interiores y exteriores disponen de un material que se encarga de aislar y que suene ser o la poliamida o la resina, con la cual se evita el que se transmita el frío o el calor.

Este sistema lo que posibilita es que la zona externa de la ventana no entre  a contactar de manera directa con la interna. Eso sí, aunque es eficiente, no se logra el nivel de aislamiento térmico que tiene el PVC. Algo interesante y que merece la pena conocer.

Perfil de PVC

Este es el material que más se usa, puesto que es el más barato y el que dispone de un comportamiento mejor en cuanto al ahorro de energía y el confort. Al revés que los otros materiales, su mantenimiento es bastante sencillo y es totalmente reciclable, llegando a ser un gran ahorro.