Residencias Geriátricas y otras Alternativas en Zaragoza

Residencias Geriátricas y otras Alternativas en Zaragoza

Con el número que va en aumento de personas mayores que terminan viviendo solas que en Aragón supone alrededor de un 6% de la población siendo una cifra que se ha duplicado en la última década, resulta importante estudiar las diferentes alternativas que tienen las personas mayores a la hora de optar por ir a una residencia o a un alojamiento alternativo en el que no estén solas.

Por un lado, aquellas personas mayores aquejadas de una dolencia o enfermedad precisarán contar de un cuidado especial, y es que aquellos que padecen enfermedades mentales como el Alzheimer, por ejemplo, es complicado que permanezcan en sus casas o que dependan del cuidado de un familiar, al tratarse de enfermedades que precisan el seguimiento por parte de profesionales.

Por otro lado, a la hora de elegir la mejor residencia posible debemos de tener en cuenta esto, ya que si la persona padece de Alzheimer lo más adecuado será una residencia especializada en esta dolencia, de modo que tenga el servicio más cualificado.

En España hay más de 4.000 residencias geriátricas con un gran abanico de tamaños, servicios y especialidades. No es lo mismo una residencia en Madrid o en Barcelona que en Zaragoza, por lo que conviene visitar y conocer las características de diferentes residencias para poder comparar y elegir la más adecuada.

Lo bueno de ciudades como Madrid es que podemos encontrar las mejores residencias especializadas en diferentes tipos de tratamientos y especialistas.

Residencias como Sanvital son una perfecta opción para quienes buscan una residencia con atención las 24 horas del día.

Además, se trata de una residencia con asistencia personalizada, en función de las necesidades de atención y los perfiles de los usuarios para facilitar un conjunto de acciones coordinadas que mantengan la calidad de vida de los residentes

Es importante conocer las residencias adecuadas ya que, por lo general y si los momentos previos al ingreso son difíciles y la familia de la persona mayor se ve obligada a tomar una decisión rápida es mejor hacerlo conociendo las mejores opciones disponibles.

Por otro lado, en comunidades como Aragón también cuentan con el Instituto Aragonés de Servicios Sociales en el que se hacen cargo de diferentes áreas en torno a las personas en situación de dependencia y a las que no les sea posible la permanencia en el domicilio habitual. El centro se convierte en el domicilio del residente y les proporciona atención continuada y especializada.

También disponen de centros sociales para la convivencia de personas mayores, mediante actividades de tiempo libre, ocio, cultura y uso de las tecnologías de la comunicación.

El objetivo de estos Hogares es el de fomentar la sociabilidad, prevenir el aislamiento al que tienden las personas mayores y potenciar su participación social y ayudarles a mantener la capacidad intelectual activa.

La forma de acceder a estos centros es al presentar una solicitud en el Hogar que corresponda en función del domicilio de la persona solicitante.

Este Instituto Aragonés de Servicios Sociales cuenta con Hogares en todo el territorio de la Comunidad Autónoma. La expedición del carné de socio es gratuita y permite utilizar los servicios del centro sin coste alguno, excepto el uso de algunos de los servicios que prestan, cuyo precio es fijado todos los años, para cada uno de ellos.

Cooperativas para Jubilados en Aragón

Otra opción para aquellas personas mayores que estén solas pero no padezcan ninguna enfermedad es la de los complejos de viviendas autogestionados para jubilados.

De hecho, en Aragón se están gestionando centros de este tipo para ser una alternativa a una residencia para la tercera edad. Una experiencia similar fue la llevada a cabo en Torremacha de Jarama en la Comunidad de Madrid con 81 jubilados viviendo en este tipo de viviendas.

La base de este tipo de proyecto es que sea gestionado por sus propios habitantes y que, si van perdiendo independencia ya que padecen de aluna enfermedad o precisan de un cuidado especial dejen los apartamentos para ocupar una habitación en una residencia de la que también serán propietarios.

De esta manera, cuando den ese paso estarán rodeados de personas de la misma edad con las que conviven de forma habitual.